miércoles, 29 de enero de 2014

EL SEXTO SENTIDO_ESQUIAR EN CONDICIONES DE POCA VISIBILIDAD


Mayoritariamente a ningún esquiador le gusta esquiar con poca visibilidad ya que ello incomoda nuestra forma de esquiar.
Estos días que pueden ser aquellos que nieva o con bancos de niebla formados por las condiciones como las que estamos teniendo este año en Las Dolomitas, precipitaciones de nieve con una temperatura alta entorno a cero grados y una humedad en torno a más del 90%.

Tanto en  una situación como en la otra lo que si tenemos es buena nieve por tanto debemos buscar lo mejor de estas condiciones y que no arruine nuestro día de esquí.
Son días perfectos para poner en juego todos los recursos técnicos y también para buscar un alto grado de sensibilidad sobre los esquís, no sentir ningún tipo de rigidez la cual nunca debe de a parecer en el esquiador en días así mucho menos.

Importante también para este tipo de días es tener una máscara adecuada a esta luz la cual nos dará un mayor confort para buscar todo aquello que debemos poner en práctica.
Independientemente del grado técnico del esquiador si ya de por si siempre los movimientos del individuo deben de ser suaves y lentos “SIEMPRE”  sobre los esquís , quizás en estas condiciones lo deban de ser aun más y saber adaptar la longitud del movimiento a las circunstancias.

Para un esquiador de nivel medio-bajo los movimientos deberían de tener una mayor longitud como puede ser una extensión más marcada al inicio de la curva para después tener un mayor recorrido en nuestro movimiento de fuerza hacia la parte delantera de las botas y así también absorber las irregularidades del terreno al que no debemos de afrontar con miedo ya que nos podremos encontrar un terreno más liso o montones de nieve acumulada  o sin pisar del paso de otros esquiadores lo que no ha de descomponer nuestra posición ya que esos  cambios de relieve son de nieve blanda y nosotros hemos de absolver el terreno no el terreno a nosotros.
Si conseguimos evitar la rigidez y sobre todo adaptar la pendiente a nuestro nivel de esquí será una jornada productiva en muchos aspectos ya que constantemente estaremos buscando esas sensaciones que además nos darán un avance técnico el cual si hemos trabajado bien en ese día de visibilidad baja cuando regrese el sol y nos encontremos esa nieve polvo pisada nos saldrá todo mucho más fácil y disfrutaremos aun más.



En el esquiador de nivel medio –alto  debemos de adaptar la longitud de nuestro movimiento a las circunstancias de pendiente velocidad estado de la pista siendo el día perfecto para poner en práctica todos los recursos técnicos e incluso mejorar muchos de ellos o aprender alguno nuevo.
Otra cualidad  psíquica que pondremos en práctica es la reacción a cualquier eventualidad que nos encontremos y nos haga tener que frenar cambiar rápidamente nuestra trayectoria..etc.

Algo muy importante en estas condiciones es proyectar bien visualmente hacia donde queremos llegar en la próxima curva y como la visibilidad es reducida entra en juego la imaginación una de las cualidades psíquicas que intervienen en nuestro deporte.
Evitar la rigidez del cuerpo en todo momento y sobre todo adaptar bien la velocidad a nuestro nivel, la cual deberá estar por debajo de la habitual para no ponernos en peligro ni a nosotros mismos ni a los demás.

“SACALE LA CARA BUENA A UN DIA QUE NO ES PERFECTO PERO QUE TAMBIÉN SE PUEDE DISFRUTAR Y MUCHO”




BUENA NIEVE!!







miércoles, 15 de enero de 2014

TEST HEAD REV 85 PRO


 


En los últimos años Head se ha posicionado como una de las marcas más fuertes del mercado o al menos entre una de ellas.
En gran parte por su  gran trabajo de marketing en la Copa del Mundo de Esquí Alpino siendo el sponsor de muchas de las principales estrellas del circo blanco.

Pero no solo de Marketing y publicidad se vive largo tiempo aunque te ayuda a subir muy arriba pero obviamente los resultados de sus productos cuentan y sincera mente la marca ha dado un paso muy adelante tecnológicamente en su amplia gama.
 
Aquí os dejo el test que tuve ocasión de realizar a uno de sus modelos el REV PRO 85 uno de los esquís Head dentro de su gama  “allride” en la que encasilla dos gamas a su vez la REV y la integral, ambas en si totalmente diferentes en filosofía pero no en tecnología.








Centrando ya más en concreto en el modelo probado el REV 85 PRO la marca lo presenta en ese esquí que quiere el freerider para los momentos en que entra en la pista y/o la nieve esta dura, mi opinión frente a esto siempre es la misma o el esquí es de pista o es de  fuera de pista

Y si para esto ya en su día todas las marcas iniciaron a meter su gama “All mountain” ¿para qué otra gama más con otro nombre?... ellos tendrán la respuesta luego se dice que no se vende como el automóvil pero cada día sale un modelo y dentro de ese modelo varias variantes y ya no sabes ni por donde andas.

Como se puede ver imparcialidad total por mi parte en el test, ya que nada que ver con la marca ni nadie me ofreció nada ni por probarlo ni por escribir este artículo ni siquiera esquío con esa marca.

Elegí el que pensé podía ser un buen día para probar este tipo de esquí después de una buena nevada con la pista  pisada pero la nieve sin compactar demasiado y con unos cuantos centímetros de nieve polvo en las cercanías de las pistas, un día también en el que mi trabajo sería variado así podía probarlo a varios ritmos y en diversas situaciones.

Lo primero que llama su atención es su ligereza lo que te hace pensar que quizás no sea un esquí muy estable en nieve dura, quizás la unidad probada fuera un poco más liguera que la que podamos adquirir en una tienda puesto que es una unidad con fijación de alquiler.

Comienzo a esquiar con ellos y rápidamente te sientes como si ya los hubieras tenido bajos los pies más días, gran facilidad de giro a cualquier velocidad, notándolo en una entrada en curva muy muy fácil todo debido a su tecnología  ERA 3.0 la cual trata el esquí en tres dimensiones Versatilidad en la dureza de la nieve, radio de giro progresivo, y con la mezcla perfecta entre rocker y camber que le hace reducir las vibraciones.

En el tipo de nieve que encuentro en este día en la mayoría de las pistas el esquí va muy muy bien se lleva a velocidad elevada o baja con facilidad lo sientes un esquí divertido, más tarde cuando por la aun no compactación de la nieve aparecen los logicos bumps gira entre ellos o encima con solo insinuar la dirección adecuada, sin gran exigencia física nada que ver con la exigencia técnica donde te permite no ser un esquiador demasiado fino pero si de un nivel alto.

Pero no soy muy amigo de patines de esta medida en pista (85mm) (en la gama aun tiene dos hermanos mayores el REV90 y el REV 100, cuya nomenclatura nos habla del ancho del patín).
 
Y no me gustan ya que cuando entras en nieve dura como también pude encontrar en este caso el esquí no apoya con gran decisión y no puedes buscar lógicamente una curva agresiva por ello no tiene un radio de giro tampoco corto (aprox 15) y su tecnología en la progresión del radio de giro lo debes de dejar deslizar y saber cómo dulcificar la curva.

Se defiende bien en el polvo que había en ese momento fuera de pista unos 25 centímetros tocando base el esquí se defiende perfecto… pero estoy seguro que mañana que hay en algunos lugares más de un metro de polvo olvídate de que sea un esquí de freeride y de pista, ojo esquiar fuera de pista se puede hacer también con un Sl o con un GS solo es tener la técnica.
La receta de Head es buena un esquí versátil que no exige demasiado  pero con ello tiene sus limitaciones, no es un esquí de nivel intermedio ni mucho menos hay que esquiarlo para saber aprovecharlo

El acabado es muy bueno y se ve calidad de material, para mí no es un esquí para tener uno solo pero si pudiera tener muchos lo tendría aparcado en mi guarda esquís y me daría muchos días de satisfacción.

Si le tuviera que poner una nota del 1 al 10 sin pensar que quieren vender como un esquí de freeride y de pista le daría un 7,5.




Velocidad

Rápido

Capacidad

Experto

Terreno

Usos múltiples, pista y fuera pista

Estilo

Técnica muy buena de ski

Largo

163/170/177/184

Radius

15,9 @ 177

Sidecut


Longitud

Shovel

Waist

Tails

Radius

184

133

86

115

17,5

177

132

86

114

15,9

170

131

85

113

14,7

163

130

84

112

13,3

 


 

BUENA NIEVE A TODOS!!
 

 

 

martes, 7 de enero de 2014

ZONA TECNICA_LAS ROTACIONES EN LA CURVA CONDUCIDA



Entendemos por curva conducida  aquella que realizamos sobre el canto de los dos esquís.
Las rotaciones en el esquí  es un movimiento que provocamos desde el primer día que un esquiador se pone los esquís por primera vez, evidentemente hablo de las correctas aquellas del  arco inferior del cuerpo.

Desde el punto de vista de la sensibilidad estas rotaciones podemos hablarlas desde los pies teniendo claro que ni el pie ni la rodilla rota, se produce en  la parte más alta de nuestras piernas, la cabeza del Femur.

Cuando nosotros estamos realizando una curva conducida hay un movimiento de anticipación u orientación a la siguiente curva en ese momento  anterior al inicio de la misma.



Ello provoca una mayor toma de cantos y intervienen dos fuerzas principales la que ejercemos en un movimiento de fuerza hacia delante  y otra la que ejercemos hacia la propia nieve pisando fuerte contra ella.
Todo lo anterior unido está provocando la rotación de nuestro arco inferior hacia donde queremos este dirigida la curva, esta fuerza de rotación será mayor cuanto más queramos  cerrar el radio de la curva.

Al realizar las anteriores fuerzas sobre los cantos de ambos esquís para seguir con esa línea que queremos de curva un articulación que está más abajo de la cabeza del fémur , la rodilla está haciendo una fuerza no natural para ella debido a que no rota pero la forzamos a un movimiento que ella no hace de forma natural al seguir progresivamente realizando ese apoyo diagonal que hacemos para finalizar la curva con el radio deseado y el consiguiente cambio.
Una forma de “forzar de alguna manera un poco menos” las rodillas es dominar bien el movimiento lateral de la inclinación para la entrada a la curva lo que nos provocará una mejor toma de cantos y también como consecuencia un mayor alejamiento de las piernas respecto al cuerpo en el inicio de la curva y una mejor flexión progresiva hasta el final de la misma del tobillo y un aumento de semiflexión de la rodilla y también una mayor fuerza contra la nieve al final de la curva como consecuencia de lo anterior.

Al realizar esta curva conducida de este modo la rotación sigue existiendo evidentemente pero repartimos más las fuerzas en otros lugares como son el tobillo y los propios cantos de los esquís.
Para el profesional que esta todo el día con los esquís puesto y tiene alumnos que comienzan a apoyar el canto en la curva en paralelo podemos conducirla un periodo menos de tiempo con una descarga de presión sobre la parte delantera del esquí lo que provocará menos exigencia de la rodilla y no peligramos de caída al estar esquiando a una velocidad mucho más inferior que en la curva conducida.


…………..un pregunta queda en el aire ¿y si no fueran solo las articulaciones de nuestro cuerpo la que rotaran encima de los esquí?............... una respuesta que vive en mi cabeza y alguna vez me gustaría probar…pero eso será otra historia.



…….BUENA NIEVE!!!!