miércoles, 17 de julio de 2013

UNAS COSAS CAMBIAN OTRAS NO

 
UNAS COSAS CAMBIAN OTRAS NO








Cansado de escuchar siempre lo mismo allá donde vayas a desempeñar tu labor como profesional del esquí y después de tantos años dedicándome a esta profesión, uno se da cuenta de que hay cosas que no cambian se llame como se llame la escuela y se vista uno del uniforme que se vista.
La preocupación principal de los compañeríos que te rodean en la escuela no es lo que ellos trabajan y como lo trabajan sino cuanto trabajan los demás no siendo que a final de temporada trabajaras una hora más que ellos que seguramente estos tan preocupados por ello consideraran siempre que no te corresponda.

Viendo esto también uno por el camino de los años uno ha visto y vivido como poco a poco alguna cosas fueron cambiando, se  comenzó a ejercer un mayor control sobre aquellas escuelas que muchos de sus instructores no tenían ningún tipo de titulación y por tanto ni los conocimientos mínimos, para ejercer la profesión.
Más tarde y con muchas vueltas y largo tiempo de espera  se comenzaron a regular las titulaciones del instructor de esquí, así como la regulación y reconocimiento de nuestra profesión, el control sobre aquel pirara que se vendía como instructor de forma poco legal y parce que ahora se lucha y trabaja por unos derechos más dignos del profesional.

Entonces algo dentro de esta profesión cambio y otras cosas no y quizás las que cambiaron no se  hicieron correctamente y de todo esto la culpa la tenemos los que nos dedicamos a ello y es verdaderamente parte de nuestra vida.
Si lo que los que nos llamamos instructores de esquí queremos se nos reconozca como tal y se nos mire como tal dentro de nuestra profesión y dentro de la sociedad en general lo primero que hay que hacer es comportarnos como lo que parece queremos ser y no lo somos.

Partiendo  de la base de que toda parte involucrada tiene sus derechos y obligaciones, por un lado las empresas para las que trabajamos han de pensar en nosotros como un número y lo comiencen a hacer como personas en primer lugar y después como profesionales.
Pero uno con el tiempo sigue viendo cosas que te llegan a la conclusión que las empresas terminen mirando principalmente para ellas y lo justo para el trabajador, ya que este nunca se encuentra contento con nada les das la mano y te agarran el brazo entero…… como se puede considerar un profesional, aquel individuo que vistiendo el uniforme que le identifica como instructor y que a su vez es la imagen de una empresa se dedique a  hablar en voz alta sobre los problemas internos del negocio o diciendo si el jefe es esto o lo de más allá con tan poca inteligencia y sentido del respeto hacia los que se está hablando y hacia los que tenemos a nuestro alrededor en ese momento.

Que podrá pensar un cliente de un centro de esquí  cuando en la fila de un remonte hay dos o tres individuos hablando en voz elevada de todas estas cosas, o aquel que las conversaciones en los viajes en telesilla entre bajada y bajada  con su cliente le va contando lo que cobra o deja de cobrar por hora que si la empresa es esto u lo otro que si el jefe el director o al que le toque ese día es tal o cual cosa……
Eso es lo primero que tiene que cambiar ya que todo ese tipo de individuo vestido con un uniforme al  que no le puedo llamar profesional sigan dejando lé en cualquier lugar pertenecer a esta profesión.

Si en vez de preocuparse por lo que trabajan o dejan de trabajar si supiéramos de lo que se puede y no se puede hablar en público, si nos diéramos cuenta de lo que se puede y no se puede reclamar y si nos molestáramos en lo que es una empresa y cuál es su finalidad muchas cosas cambiarían , muchas  más hubieran cambiado  y mejor.
Todos esos los que se hacen llamara instructores deberían de agarrar su uniforme devolverlo y dedicarse a otra cosa y que nos quede más espacio a los demás.

Pasan muchas cosas alrededor de nuestra profesión que todos estamos dejando pasar por alto y dejando que manejen el futuro  de lo que hacemos unos personajes que solamente les interesa seguir en su puesto de dirigente ya sea federativos, institucional .. etc, para su propio interés lucrativo.
Si no amas tu profesión, sino sabes comportarte ya no como profesional sino como una persona  creo que debes de elegir otro camino pero te recomiendo antes que  cambies la aptitud  por que sin una buena APTITUD no se llega a nada ni de una parte ni de la otra.

Es posible que mi objetividad sea demasiado dura pero pienso que es tal cual la doy a ver en este artículo. Personalmente para mí todo esto es una pena verlo y no poder hacer nada ya que mi amor a lo que hago a mi día a día sobre los esquís me da tanta satisfacción que llego a olvidar cuanto dinero me está aportando lo que hago. Quizás mi pasión llega demasiado lejos y me gustaría que al menos mas de la mitad de los que se dedican a esta profesión al menos la amasen y quisieran mejorarla como me gustaría poder hacerlo yo, pero como no puedo hacer otra cosa yo sigo y seguiré siempre intentar mejorar la parte que a mí me corresponde siguiendo trabajando en ser mejor y poder ofrecer más calidad de servicio.

 ¡! BUEN VERANO O BUEN INVIERNO A TODOS!!